Departamento de asuntos mágicos: de magia y miedo.

por | Jun 15, 2021 | JUVENIL, Reseña | 0 Comentarios

Departamento de asuntos mágicos

Departamento de Asuntos Mágicos es una novela de Daniel Hernández Chambers que nos sitúa en una realidad en la que existe la magia. Pero esa magia también provoca mucho miedo a quien no la posee. Y el miedo lleva al odio, a la guerra, a la destrucción. Hoy te traigo una historia emocionante que habla precisamente de eso: de magia y miedo.

Un mago aparece muerto

La historia arranca con un asesinato. Un chico adolescente aparece muerto en su casa. Le han arrancado el corazón. Lo que de primeras parece un asesinato aberrante, resulta ser algo más que eso. Ese niño era mago y el que lo mató, también.

El Inspector Lindbergh y el agente Cusack se verán obligados a trabajar juntos en este caso. Los dos son policías, con una diferencia: el primero es una persona normal, el segundo es mago y trabaja para el Departamento de Asuntos Mágicos.

Estamos es un mundo muy parecido al que vivimos hoy en día, con la diferencia de que en él conviven magos con no magos. Los magos no gozan de muy buena reputación y sufren cierta discriminación como ya les ha pasado a otros colectivos antes. Todo por causa del miedo a lo desconocido. Es por eso por lo que la mayoría de los magos deciden mantener esta condición suya en secreto. Muchos, incluso, ni siquiera saben que lo son.

Una guerra y miles de refugiados

Una guerra se ha desatado en el este de Europa provocando la migración de miles de refugiados. Entre ellos Lera y Radu, dos jóvenes de apenas doce años. Ella no maga, él mago. Radu es de esas persona que se ha acostumbrado a ocultar su magia para no meterse en problemas, pero con Lera no tiene que esconderse nada. Los dos se entienden, se ayudan, se protegen. Su travesía para salir de la zona de guerra es larga y complicada. Eso les unirá más, si cabe.

Dos historias que se cruzan

Cusack y Lindbergh se ponen manos a la obra con la investigación del caso: aparecen más niños muertos, todos magos, todos niños refugiados de la guerra. Hay un plan detrás de todo esto y tienen que descubrir el por qué, quién tiene interés en esos niños y por qué les arranca el corazón. El hilo de esta investigación les llevará hasta Radu y Lera, pero también hasta Tatiana otra niña con una magia poderosa, que se cruzará en sus caminos.

Amor, miedo, magia y guerra

Departamento de Asuntos Mágicos es una novela trepidante. Una narración policiaca perfectamente construida, pero también una historia de magia y de odios absurdos basados en el miedo. De guerra, de sufrimiento, del poder del amor. Una historia, que, aunque fantástica, podemos trasladar perfectamente a nuestra realidad: las olas de refugiados que buscan huir de una muerte segura; la desprotección de niños que tienen que dejar atrás sus casas y sus familias, abandonándose a su suerte y a la crueldad de los que sacan partido del dolor y la indefensión; el odio que genera el miedo a aquello que nos es desconocido o diferente a nosotros.

Es una lectura llena de movimiento, de acción, pero también de emociones. He disfrutado muchísimo de esta lectura, de la historia, de sus personajes. Desde mi punto de vista propone una interesante reflexión acerca de la convivencia entre diferentes: en este caso magos y no magos, pero podrían ser culturas, religiones, identidades, orientaciones sexuales…En definitiva una delicia, no solo como narración en la que sumergirte sin poder dejar de nadar, sino porque es una novela de esas que continúan una vez has leído la última página: deja poso y te invita a pensar.

«—Eh, ¿lo dices de verdad? —Radu asintió—. ¿Eres un mago? ¡Sí, eres un mago!

Ahora Radu no volvió a asentir. Dudaba si hubiera sido preferible no decirlo. Su padre siempre le advertía de que debía mantenerlo en secreto, pero no había sabido resistir la tentación de contárselo a aquella chica.

—Mejor si no se lo dices a nadie.

—¿No quieres que lo sepan? Por mí vale. Me gustaría decírselo a Irina, porque somos muy amigas, pero, si tú no quieres no lo haré.

—Guárdame el secreto, por favor.

Lera fingió meditarlo, basculando la cabeza a uno y otro lado.

—Claro que te lo guardaré, pero si un día estamos jugando a escondite y me la ligo yo, no vale que hagas eso para que no te encuentre.

—Trato hecho.

La chica le ofreció la mano como sin en vez de tener once años fueran dos adultos sellando un acuerdo de negocios».

Daniel Hernández Chambers

Es un escritor que he descubierto recientemente. Como te comenté en el boletín del mes de mayo, ya había leído La biblioteca mágica del profesor Marloc y este es el segundo libro suyo que devoro. No será el último. Daniel Hernández Chambers ha ganado varios premios como el Ala Delta o el Alandar y tiene un amplio catálogo de novelas dirigidas al público infantil y juvenil. Hace poco escuché una entrevista que le hizo Ana González Duque para su podcast El escritor emprendedor en el que hablaban del crossover entre géneros. Contaba cosas muy interesantes, entre ellas, una que me encantó: él ha intentado trabajar siempre en aquello que le permitiera escribir, en los últimos años como maquinista. Sus compañeros le decían que es un maquinista que escribe y él les contestaba que no, que es un escritor que conduce trenes. Te dejo aquí la entrevista por si quieres escucharla. Es muy interesante y así puedes conocer un poco más de él.

 

¿Conocías a Daniel Hernández Chambers? ¿Has leído alguno de sus libros?

 

Puedes dejarme un comentario en la publicación y te recuerdo que, si te apetece, también puedes recibir una vez al mes un boletín con contenido extra sobre los autores y libros reseñados.

Abrazos mágicos.

 

¿Te suscribes?

0 comentarios

Enviar un comentario