El efecto Frankenstein: la novela de Mary Shelley regresa a la vida.

por | Feb 16, 2021 | JUVENIL, Reseña | 0 Comentarios

El efecto Frankenstein

El efecto Frankenstein de Elia Barceló es una novela juvenil que nos traslada a la época y los escenarios de Frankenstein y su autora. Un homenaje a la novela de 1818 con la que Mary Shelley vuelve a la vida. Y su monstruo también.

La novela comienza en la actualidad cuando Max, estudiante de medicina, despierta en una casa en ruinas sin saber muy bien quién es ni qué le ha pasado. A su vez, Nora, también estudiante de medicina, se ha disfrazado para acudir a una fiesta. Hace poco que está en Ingolstadt y no conoce mucha gente. El destino, caprichoso, hará que sus caminos se crucen cuando Nora se lanza al agua a rescatar a una niña que ha caído al río. Tras el susto, Nora llevará a un conmocionado Max a su casa para que entre en calor. Pero, este chico, resulta que es un poco extraño. Mira todo asombrado, se expresa de una manera poco común en el S.XXI y está bastante aturdido. A pesar de eso, Nora se siente irremediablemente atraída por él. Y a él le sucede lo mismo: a pesar del escándalo que le produce una mujer que enseña los hombros, que no va acompañada por un hombre, que estudia en la universidad y que se expresa de una manera escandalosa para una joven de finales del S.XVIII, Nora le parece fascinante Y es que, sí, lo has adivinado, Max no es de este tiempo. No se explica muy bien cómo ha hecho ese viaje. Solo recuerda haberse despertado en la que era su casa de estudiante en su época y con el pecho cubierto de cicatrices. Cicatrices que, además, parecen navajazos que habrían sido mortales para cualquiera. Menos para él. O quizá sí que lo fueron.

Max se despide de Nora y regresa a la casa en ruinas, con intención de regresar a su tiempo. La chica decide seguirlo y se queda asombrada al descubrir que una alacena, da paso a otra época. Es una locura, sí lo es, pero algo le dice que ese chico es especial así que consigue un vestido apropiado para ese tiempo y cruza de nuevo el portal que la lleva al Ingostaldt de finales del XVIII.

Un viaje en el tiempo apasionante y complicado.

A partir de aquí Nora y Max van a vivir una serie de sucesos extraordinarios. Nora conocerá a Viktor Frankestein, mejor amigo de Max y estudiante también de medicina, y a su criatura. Criatura que Nora conoce por el famoso libro que jamás hubiera imaginado tuviera una base en la realidad. Tendrán que descubrir quién le hizo esas cuchilladas a Max y, sobre todo, ver como resuelven ese pequeño conflicto espacio tiempo que tienen.

Es una novela trepidante, me ha gustado mucho, y no solo por la historia, en la que no paran de suceder cosas, sino también por el viaje en el tiempo, por la ambientación, por los personajes. Nora es maravillosa y es genial ver a una mujer del S.XXI teniendo que enfrentarse al machismo y las enorme desigualdades sociales de aquella época. Porque todo resulta aún más absurdo de lo que era, por lo patente que queda lo difícil que fue cambiar las cosas y la mentalidad desde entonces.

«Nora estaba deseando abrazarla y acariciarle el pelo hasta que se fuera calmando, pero en esa realidad ella era hombre y un hombre no abraza a una mujer desconocida, y menos en público.

—Ven—dijo con suavidad, en lugar de tocarla—. Ven con nosotros a ver si te conseguimos algún lugar donde puedas quedarte. ¿Eres de por aquí cerca?

—A dos jornadas de aquí. Pero si llego así a mi aldea, me echarán y caerá la vergüenza sobre toda mi familia. Para siempre.

Nora estaba desesperada. ¡En su mundo habría tantas posibilidades de arreglar una situación como esa! Lo primero, en su mundo podría llevársela a casa, hacerle un chocolate caliente y dejarla dormir en el sofá hasta que, juntas, decidieran cuál era la mejor solución. Sin embargo, aquí…Ella se sentía inútil, absurda, dependiendo para todo de lo que Max pudiera pensar o decidir. Aunque…ahora ella también era un hombre».

La autora ha hecho un gran trabajo de documentación para ambientar esta novela, para darle detalle, para dotarla de cuerpo y credibilidad.

Un bonito homenaje de Elia Barceló a Mary Shelley y su obra maestra que le hizo ganar el Premio Edebé de literatura juvenil y además el Premio Nacional de literatura infantil y juvenil.

Elia Barceló es una escritora de larga trayectoria, traducida a veinte idiomas, que ha publicado novelas tanto para público adulto como juvenil además de numerosos relatos. Es considerada una de las mejores escritoras de ciencia ficción en lengua española y ha ganado varios premios literarios. Durante muchos años fue profesora de Estudios Hispánicos en la Universidad de Innsbruck, aunque ahora se dedica solo en la escritura.

Es una lectura entretenida, bonita, con detalles, algo de historia y detalles que le dan mucha riqueza. Además de ese punto fantástico de los viajes en el tiempo.

¿La has leído? Puedes dejarme tu opinión en comentarios. Te recuerdo que también puedes suscribirte y así recibirás una alerta cada vez que se publique una nueva entrada y, una vez al mes, un correo con más cosillas acerca de los autores, las obras reseñadas, mis lecturas etc.

 

Y con esto y una hormiga a leer con una buena amiga.

 

¿Te suscribes?

 

0 comentarios

Enviar un comentario