Escritos en la guerra: escritores marcados por la guerra.

por | Feb 15, 2022 | JUVENIL, Reseña | 0 Comentarios

Escritos en la guerra es una recopilación de relatos de siete autores que, a través de la imaginación (y de una vivencia en primer persona) recrean la infancia de algunos autores de literatura infantil y juvenil que sufrieron la devastación de la guerra.

Elvira Menéndez y Richmal Crompton

Elvira Menéndez nos acerca a la autora que se hizo famosa con la saga de libros cuyo protagonista era Guillermo Brown. En su relato, Elvira, nos traslada a un orfanato inglés al que han sido enviados una niña y su hermano como refugiados de la Guerra Civil Española. Allí sufren el bombardeo de unos aviones alemanes y será cuando la niña conozca a Richmal Crompton que se convertirá, junto a sus libros de Guillermo, en una inesperado amarre a la esperanza.

Rosa Huertas y Elena Fortún

En Como si hubiera pasado siempre, Rosa Huertas nos lleva a momentos de la infancia y vida adulta de Elena Fortún, la autora de los conocidos libros protagonizados por Celia. En su relato nos cuenta como, desde niña, le escribía cuentos a su amiga María Luisa y como, ya de adultas, se reencuentran en un refugio donde, una vez más, los cuentos les permitirán evadirse por un momento de la oscura realidad.

Antonio García Teijeiro y los poetas

El autor nos cuenta la historia de un adolescente que, gracias a la lectura y a la poesía, se va conformando sus propias ideas y, no solo eso, también se da cuenta de que son totalmente opuestas a las de su padre. Poco a poco, la lectura y la escritura animarán a este chico a reafirmar su identidad y enfrentarla a la que quiere imponerle su padre. Alberti, Lorca, Celaya y Miguel Hernández le servirán de refugio y de faro en su camino a la edad adulta.

«Después de ese abrazo que tanto significaba para ambos, H. respiró tres o cuatro veces. Algo fluía en su corazón. Era una fuerza interior que le hacía sentir bien, un cosquilleo entre agradable y nervioso.

Entonces lo tuvo claro: investigaría sobre ese poeta de quien se hablaba en la carta. La voz quebrada de la abuela le había dicho que era un poeta joven y triste, un poeta enfermo que murió en una prisión. Sí, ya lo había leído.

Tenía que saber más de él. Después de oír cantar al trovador de poemas de Lorca, Rafael Alberti o de Celaya, tenía muy interiorizados los versos de este último.

Pero necesitaba saber algo más de Miguel. Sí, le gustaba llamarlo por su nombre: Miguel».

 

Mónica Rodríguez y Ana María Matute

En su relato, Mónica nos habla de una Ana María niña que vive en un mundo de fantasía. Una fantasía que le permite percibir lo que otros no son capaces. Y gracias a esa sensibilidad suya pudo afrontar la crudeza de una guerra que la llevó a desengañarse con los adultos y sus mentiras.

Carmela Trujillo y Gloria Fuertes

En Caperucita Roja es poeta Carmela Trujillo nos muestra a una Gloria Fuertes ya anciana que recuerda, junto a una amiga, sus momentos de juventud. Aquellos en los que participaba, con otras amigas y poetas, en recitales de poesía. Recitales ruidosos en los que nos siempre las dejaban salir a recitar por ser mujeres y considerar su arte menor. De ahí que formaran Versos y faldas, una asociación femenina de poetas.

Gonzalo Moure y Gonzalo Moure

En Un instante, Gonzalo narra el calvario que sufrió al ser retenido y torturado durante once días en la Dirección General de Seguridad (hoy sede de la Comunidad de Madrid) por Billy el niño, entre otros. Tortura para sacarle información de compañeros estudiantes que luchaban, como él,  por la democracia. Tortura de la que no imaginó salir vivo, pero de la que, sin embargo, salió y de la que aprendió que, a pesar de todo, siempre se pueden encontrar gestos de humanidad a los que aferrarse.

Daniel Hernández Chambers y Antoine de Saint-Exupéry

Daniel Hernández Chambers nos cuenta en su relato las últimas horas de Antoine de Saint-Exupéry, autor de El Principito y piloto que se enroló en el ejército para defender a Francia durante la II Guerra Mundial.

Escritos en la guerra

Escritos en la guerra es un libro emotivo que, al fin y al cabo, nos cuenta cómo las guerras cambian las vidas de estar personas. Cómo esas miserias que tuvieron que vivir y de las que fueron testigos han marcado, posteriormente, no solo su vida, sino también su obra. Un contexto histórico necesario porque como dice Rosa Huertas en su relato Como si hubiera pasado siempre «Lo que nos pasa al final se olvida, pero lo que está escrito es como si hubiera pasado siempre». Todo acompañados por las potentes ilustraciones de Federico Delicado.

 

Si quieres leer más reseñas de libros de algunos estos autores, te dejo por aquí las de Un gorrión en mis manos, La mujer del retrato, Esta, la vida, Maíto Panduro y Departamento de asuntos mágicos.

 

Abrazos por escrito y para siempre

¿Te suscribes?

0 comentarios

Enviar un comentario