La edad de la ira: el germen de la violencia.

por | Jun 8, 2021 | JUVENIL, Reseña, Sin categoría | 2 Comentarios

La edad de la ira

La edad de la ira es una novela de Nando López que nos habla de un acto de violencia y de cómo alguien intenta encontrarle una explicación a ese acto; ¿Puede un chaval volverse loco de repente? ¿De dónde viene la ira? En definitiva, lo que ese hombre busca es cuál fue el germen de esa violencia.

Un periodista y una historia de ira

Al poco de arrancar la novela nos enteramos de que Marcos, un chico de dieciséis años, ha matado a su padre con una máquina de escribir y dejado malherido a uno de sus hermanos. Este suceso, como es lógico, causa una conmoción generalizada en el instituto Rubén Darío al que tanto Marcos como sus hermanos acudían a diario.

Además, este acto tan violento, llama la atención de un periodista y escritor. Un hombre que también estudió y pasó su adolescencia en el Darío y que no puede explicarse cómo un chaval con toda la vida por delante pudo hacer algo así. Y eso es lo que va a investigar.

A raíz de aquí arranca la novela que, al final, es la investigación de Santiago, este hombre que entrevistará a profesores, alumnos, padres…y que se enfrentará a sus propios recuerdos de adolescencia, a sus fantasmas e inseguridades.

¿Qué desató esa ira?

Esa es la pregunta dramática de la que surge todo ¿Cómo es posible que Marcos, un chico guapo, fuerte, simpático, interesante, popular…hiciera algo así? Esta pregunta nos va a tener en vilo toda la novela.

Y a través de esa pregunta Nando, con mucho acierto y conocimiento (él mismo fue profesor durante mucho años), nos introduce en ese instituto pero, sorprendentemente, casi todo lo que vamos a leer lo vamos a hacer desde el prisma de los profesores. También vamos a conocer a los alumnos de ese instituto y amigos de Marcos, pero, sin duda, los profesores tendrán un mayor protagonismo, una mayor profundización.

El autor nos mete dentro de un sistema educativo que hace aguas, falto de recursos, donde hay mucha gente por vocación, pero mucha otra que no; donde hay quien se preocupa por los alumnos y quien no quiere problemas; donde quien quiere ayudar lo tiene crudo si no cuenta con medios ni con el respaldo de sus director. Esto ya en sí me ha parecido muy interesante porque, habitualmente, una novela juvenil se mete entre el barullo de adolescentes. Nando decide hacerlo entre el barullo de profesores la mayoría del tiempo. No obstante y aunque de los compañeros de Marcos apenas recibimos unas pinceladas, están muy bien pensadas para mostrar un amplio y diverso abanico de adolescentes.

 

«…En su momento no supe si interpretar su actitud como un gesto rebelde o como un escudo defensivo ante todo lo que estaba sucediéndole. ¿Marcos callaba porque se sentía orgulloso de su crimen o porque ni siquiera era capaz de intentar explicar aquel horror? Los medios tenían claro su punto de vista: no solo era un asesino, sino un tipo frío y calculador, un psicópata que resumía esa adolescencia sin valores que tan fácil resulta criticar. Los tertulianos televisivos se lanzaron gustosos al feliz arte de la demagogia y leyeron el silencio del chico como un gesto de desprecio hacia cualquier valor ético o moral. No solo era un criminal. Era todo un psicópata.

A mí, sin embargo, me costaba no vislumbrar una amargura honda y profunda en su mirada. En unos ojos que, lejos de mantenerse fríos, parecían siempre a punto de romper a llorar… ».

Sin medias tintas ni «líneas rojas»

Una cosa que me sorprendió de este libro es cómo están narradas las escenas de sexo. No es que en literatura juvenil no haya sexo, pero cierto es que suele ser menos explícito. En esta novela hay bastantes escenas relatadas sin tapujos: masturbaciones, felaciones, juegos de seducción, sexo por desahogo, sexo por enganche, sexo por dinero…. Y no es sexo entre los adolescentes (entre ellos apenas se describen cuatro morreos) es sexo en el mundo de los profesores. Esto, igual que me sorprendió me gustó, porque Nando hizo lo que le apeteció y como sintió que tenía que hacerlo para contar su historia, sin ponerse ninguna «línea roja»; y en segundo lugar porque los adolescentes pueden leer de todo y el autor no les ha tratado con condescendencia. Ni en su forma de narrar, ni en su forma de retratarlos.

El libro no está catalogado como juvenil, pero me parece una lectura fantástica para los adolescentes. De hecho es habitual ver en las redes del autor sus encuentros para hablar del libro en distintos colegios e institutos. Además, la novela se ha adaptado al teatro con mucho éxito, así que es otra forma de disfrutar de esta historia.

Los mayores también lloran

Una última cosa que me gustaría destacar de la novela es que Nando nos presenta a unos profesores que, a pesar de esa etiqueta (o además de esa etiqueta) son también personas que sienten, sufren, desean, lloran, luchan… que acarrean mochilas e historias. He hecho el ejercicio de imaginarme con dieciséis años leyendo La edad de la ira y sorprendiéndome con que los profesores también tienen vida y quizá empatizando un poco más con ellos. O quizá queriéndolos zarandear. Quién sabe. Lo que tengo claro es que esta novela no me habría dejado indiferente. Y que la violencia puede azotarnos desde muchos sitios: desde la incomprensión, la homofobia, el silencio, el racismo, el acoso, el abuso sexual… También que desde el amor el mundo sería muy diferente. Y que la amistad a los dieciséis años es maravillosa. Un tesoro. El más grande.

Nando López

De Nando López te cuento que, además de profesor, es escritor tanto de libros para adultos como de literatura infantil y juvenil. Es un autor imprescindible en el panorama literario actual: por los temas que toca y por cómo los toca. Sus libros son un éxito y es que Nando siempre va tres pasos por delante. El año pasado recibió el Premio Gran Angular por La versión de Éric. También escribe y dirige teatro, de hecho ahora está de gira con su obra Malditos dieciséis que le ha traído muchas alegrías. Si quieres conocer algo más de él te dejo aquí su web.

 

¿Conocías a Nando? ¿Qué libro suyo recomiendas?

Te recuerdo que si te apetece puedes suscribirte a la página y recibirás, una vez al mes, un boletín con contenido extra de los libros y autores reseñados.

¿Te suscribes?

 

 

2 Comentarios

Enviar un comentario