La evolución de Calpurnia Tate: una niña que quiere ser científica.

por | Feb 23, 2021 | JUVENIL, Reseña | 0 Comentarios

La evolución de Calpurnia Tate es un libro escrito por Jaqueline Kelly y editado por Roca que nos cuenta la historia de una niña que con doce años descubre que quiere ser científica. Hasta aquí todo normal, el problema es que Calpurnia (Callie Vee) pertenece a una familia bien que vive en una zona rural de Texas, entre plantaciones de algodón, a las puertas del S. XX.

Callie es la única chica de siete hermanos y por ello, ya desde su nacimiento, tiene que aguantar algunas injusticias o tratos desiguales: a los chicos les dan una paga cuando se les encarga una tarea, se les encomienda el cuidado de los pavos de navidad y no tienen que aprender cosas como cocinar o coser. Y es que en 1899 lo que se espera de Calpurnia es que sea una buena esposa y que esté preparada para cuidar a su familia, para hacerles la comida y zurcirles la ropa. Muchas niñas y jóvenes de la época estaban encantadas con este destino escrito de antemano. O a lo mejor no lo estaban, pero se callaban o puede que incluso nunca se hubiesen planteado otra cosa que no fuera eso. Pero algunas, como Calpurnia, sí se planteaban otras posibilidades. Y la idea de un futuro siendo esposa y haciendo bordados le ponía los pelos de punta.

Su gran descubrimiento.

Sí,  Calpurnia es diferente. Ella odia cualquier tarea de “buena esposa” y además esas cosas se le dan fatal y las considera una pérdida de tiempo. Y todo esto eclosiona en el verano de 1899 en el que Callie va a hacer un gran descubrimiento: su abuelo. Su abuelo era un antiguo capitán que luchó en la guerra y que ahora, retirado y anciano, disfruta de la vida pasando el tiempo en su laboratorio haciendo experimentos o en el campo realizando observaciones científicas.

Al principio a Calpurnia su abuelo de daba un poco de miedo (todos los hermanos le tienen mucho respeto) pero logra acercarse a él interesada por sus actividades y, para su sorpresa, el abuelito es mucho más abierto y comunicativo de lo que parece y, sobre todo, interesante.

Él le hablará de Darwin, del método científico, de la observación de las especies, de anotarlo todo, de hacer hipótesis, de ser objetivo…De esta forma, abuelo y nieta, montarán un equipo exclusivo e impenetrable. Juntos seguirán los intentos del abuelo por elaborar un whisky a partir de pacanas, verán la eclosión de una oruga en polilla e incluso encontrarán una especie de algarroba que puede significar el descubrimiento de una nueva especie.

¿Otra vida es posible?

Y mientras todo esto ocurre y Calpurnia se permite fantasear con ir a la universidad, la vida (y sus padres) tienen otros planes para ella. Porque una buena chica, si no es esposa, a lo sumo es maestra u operadora telefónica, pero ¿científica?

Una cosa curiosa y muy chula de esta novela es que Calpurnia comienza a leer El origen de las especies de Darwin y al inicio de cada capítulo hay una cita de este libro bastante relacionada con el contenido.

«—Entiendo. ¿Te acuerdas de hace unos meses, cuando nos sentamos junto al río y hablamos de Copérnico y Newton?

—Sí.

¿Cómo iba a olvidarlo?

—¿No hablamos del elemento químico de la señora Curie? ¿De la lechuza de la señora Maxwell? ¿Del pterodáctilo de la señorita Anning? ¿De su ictiosaurio?

—No.

—Cuánta ignorancia —murmuró, y los ojos me escocieron al instante: ¿yo era una chica ignorante? Pero continuó—: Por favor, disculpa mi ignorancia, Calpurnia. Me pusiste al corriente del primitivo estado de tu educación pública, y yo, debería haber pensado que te quedarías en la inopia en ciertos temas de ciencia. Deja que te hable de esas mujeres».

La evolución de Calpurnia Tate es un libro fantástico. Es una historia sencilla, contada de una forma sencilla y con sentido del humor, porque Calpurnia es una niña con mucho carácter y muy divertida. Pero esta sencillez encierra una dicotomía muy grande que te aprieta el estómago según avanzas en la lectura; porque ves a una niña inquieta, exploradora, que ha descubierto su gran pasión. Y, por otro lado, a una sociedad cerrada, arcaica, en el que las mujeres son meros objetos bonitos que hay que exponer y formar hasta que cacen un buen marido. Y ahí se acabaron las expectativas vitales. Esa es la grandeza de este libro, la trama que te hace pasar páginas sin parar: asistir de forma paralela a la vitalidad de una niña y de sus ansias por aprender y a la mano invisible que insiste en frenarla y hacerla caer de culo. ¿Conseguirá Calpurnia vencer todo eso?

Jacqueline Kelly es una autora neozelandesa afincada en Estados Unidos. Estudió biología y medicina y actualmente ejerce como Doctora en Austin. Antes de escribir esta novela, Jacqueline solo había escrito cuentos cortos. Sin embargo, tuvo una revelación. Se enamoró de una casa de campo gigante en Texas y, por un impulso, la compró. La casa databa de 1870 y ella se preguntaba cómo habría sido la vida allí. A raíz de esa pregunta nació la familia Tate y Calpurnia.

El libro ha sido un gran éxito de ventas en España e incluso se ha publicado una segunda parte que se titula El curioso mundo de Calpurnia Tate.

 

¿Has leído estos libros? Si te apetece puedes dejarme un comentario y te recuerdo que si te suscribes al blog recibirás un aviso cada vez que haya una nueva reseña y, una vez a mes, te enviaré un boletín con contenido extra acerca de los autores y las novelas reseñadas. Todavía estás a tiempo de suscribirte y recibir el de febrero 😉

Y con esto y una algarroba a leer en la alcoba.

 

¿Te suscribes?

0 comentarios

Enviar un comentario