Música entre las ramas: un canto a la naturaleza

por | Oct 11, 2022 | INFANTIL, JUVENIL, Reseña | 0 Comentarios

Reseña-Música-entre-las-ramas

Música entre las ramas es la novela de Ricardo Gómez ganadora del premio Ala Delta de Literatura Infantil 2021. Una historia de amor y respeto por la naturaleza. De música y de silencios. De una selva que ruge pidiendo ayuda.

Los Bakaya

Los Bakaya son una tribu que vive en las entrañas de la selva: pescan, recolectan, fabrican con sus manos. Viven en consonancia con la naturaleza, sin coger más de lo que necesitan. Huelen, escuchan, atienden. Se cuentan historias.

Emeka es un niño de doce años que todavía no tiene Voz Propia, por eso vive muy atento el mundo de los adultos: de sus ritos, de sus conversaciones, de sus consensos. También de la música de la selva. Hace un tiempo que un grupo de madereros han modificado esa música con sus máquinas. Talan árboles con una avidez que los bakaya no comprenden. También dejan su basura.

El clank

Entre esta basura, Emeka encuentra una lata de refresco. Es un objeto que no comprende: no lo ha visto caer de ningún árbol, ni brotar de la tierra. Sin embargo, hace un curioso sonido, y al niño le resulta fascinante. Guardará la lata como un tesoro, empeñado en sacar notas de su cuerpo metálico.

Los madereros

Al llegar la estación húmeda, los madereros interrumpen su trabajo y se marchan. Los bakaya lo celebran, aunque saben que esa ausencia es temporal. Aprovechando que la selva vuelve a ser solo para ellos y los animales y plantas que la habitan, se acercan a observar la zona donde han estado talando los árboles. El paisaje es desolador: troncos amontonados, ramas y cortezas tiradas y desperdiciadas. Un solar de cuerpos mutilados, antes cobijo de insectos como las mopani; antes casa, antes nido, materia prima, alimento.

Aceptando la realidad

Al terminar la estación seca, los madereros retornan y la tribu comprende que pronto llegarán a su terreno y descubrirán su existencia, y que eso solo puede significar una cosa: el fin de su vida plácida y organizada. La música en la selva tiene un nuevo sonido, uno que desprecia a Komba, a la madre Tierra y a todas sus criaturas. Una música de destrucción. Emeka ve cómo su pequeño mundo se destruye, cómo su realidad se transforma, cómo su música ha cambiado con él.

«Con la llegada de las mopani, el paisaje sobre sus cabezas cambió. Ahora, si miraban hacua arriba, veían bandadas de mariposas revoloteando entre las ramas más altas. Millones de ellas, trasladándose de un sitio a otro en la selva, buscando lugares adecuados para poner sus huevos. Esa era la riqueza que esperaban.

Las mopani también creaban su música. El aleteo de una mariposa no se oía. Pero los aleteos de miles de mariposas se sumaban creando un susurro grave que ponía fondo al resto de los sonidos de la selva».

Música entre las ramas, Ricardo Gómez

Música entre las ramas

Si hay algo que desprende esta novela es amor y respeto por la naturaleza. Ya me ocurrió cuando leí Ojo de nube, otra novela maravillosa del autor, cuya reseña te dejo aquí. Los bakaya, como los crow, son sorprendidos por una realidad descarnada: la de la ambición y la productividad. El hombre blanco llega para apropiarse de algo que no es suyo como un tirano que toma lo que se le antoja. Una historia de personas, de comunidad, de cantos a la luz de la hoguera, de música entre las ramas.

Me gustaría destacar, también, las bellísimas ilustraciones de Christa Soriano que acompañan al libro.

Si te gusta escribir…

Fíjate cómo el autor ha hecho lo posible porque la música esté presente durante toda la novela. El personaje de Emeka se convierte no solo en nuestro maestro de ceremonias, sino también en nuestra orquesta. Escuchamos los sonidos que le saca al clank y a todo lo que cae entre sus manos; pero a través de sus oídos, escuchamos también las motosierras, los árboles que se derrumban tronchados, las mopani en su danza en busca de nido; escuchamos el arroyo, el viento y el crepitar del fuego en la hoguera. El autor ha usado de forma hábil el lenguaje y los campos semánticos para que en la lectura siempre nos acompañe el leitmotiv de la selva.

Abrazos desde las ramas

**Si te apetece recibir de forma mensual un boletín con noticias y novedades, suscríbete al blog :)

0 comentarios

Enviar un comentario