Por una rosa: volver a contar La Bella y la Bestia

por | Ene 10, 2023 | JUVENIL, Reseña | 0 Comentarios

Por-una-rosa

Por una rosa, es un libro que contiene tres relatos que hacen su propia versión del cuento de La Bella y La Bestia: Laura Gallego, Benito Taibo y Javier Ruescas reescriben en clásico y le dan un giro de tuerca.

El zorro y la Bestia, Laura Gallego

El relato de Laura Gallego lo protagoniza Ren, el Ancestral que aparece en su libro Todas las hadas del reino. Este personaje, un zorro capaz de adquirir forma humana, visita a la Bestia en su castillo. Quiere ayudar a este príncipe transformado, pero para eso necesita descubrir por qué fue víctima de ese cruel hechizo. Un encantamiento producto de una magia poderosa que no está al alcance de todas las brujas.  Ren tiene algunas sospechas, por eso va a visitar a Magnolia, hada madrina que también aparece en Todas las hadas del reino. El zorro percibe algo diferente en ella, una magia antigua y poderosa. El hechizo, para su sorpresa, no fue una maldición impuesta y produjo más cambios, algunos más profundos e irreversibles que los que se aprecian a simple vista en la Bestia. El problema, es que, para conocer ese secreto, Ren tiene que aceptar una contrapartida que le hará imposible volver a conectar todos los hechos.

«Mientras se deslizaba como una sombra por la escalinata de piedra que conducía a la puerta principal, su mente trabajaba a toda velocidad, analizando todas las posibilidades.

Habría apostado que se trataba de una magia Ancestral, una particularmente antigua y eficaz. Por lo general, los Ancestrales que más problemas causaban solían ser los lobos. Pero tenía que reconocer que toda aquella escenificación no era propia de esas criaturas. Los Lobos devoraban a la gente, no la convertían en piedra. Y preferían los bosques profundos a los castillos abandonados.

En esta ocasión, el visitante no tuvo necesidad de emplear su magia para abrir la puerta, puesto que esta no estaba cerrada con llave. Tal vez al habitante del castillo no le inquietaba la posibilidad de recibir visitas. O quizá pensara que nadie osaría penetrar en su morada».

El zorro y la Bestia, Por una rosa, Laura Gallego

Anabella y la Bestia, Benito Taibo

En esta historia, Benito Taibo hace una reescritura profunda del cuento. Lo sitúa en un contexto muy diferente ofreciendo una dura y bonita metáfora acerca del amor verdadero, las apariencias y los deseos. Anabella vive en El Cajón, un barrio deprimido en Yuscarán, cerca de Tegucigalpa. La niña vive acorde a los deseos de su madre: convertirla en una gran nadadora, para poder realizar la travesía que la sacará de allí y la llevará a EE.UU., donde podrá triunfar y vivir su personal cuento de hadas. Pero Anabella crece y este deseo de su madre comienza a no encajar con lo que ella realmente anhela. Ha conocido a Aurelio y se ha convertido, de forma irremediable, en el amor de su vida.

«Se agarra al fierro. Hay que estar atento y despierto. Si ese animal inmenso descarrila, hay que saltar mientras lo hace, no antes, no después. Al momento en que empiece a ladearse, hay que tomar impulso y saltar hacia los árboles, al puente, a donde sea. Y rezr para caer sano y salvo.

Hay pandillas que asaltan y violan y matan durante el camino. Las famosas maras. Son dueños y señores de las vías y de los vagones cargados con productos químicos que también pueden provocar la muerte. Pero comparten el territorio con los narcos, las muchas policías que hay en México, los tratantes de blancas, los agentes de migración».

Anabella y la Bestia, Por una rosa, Benito Taibo

Al cruzar el jardín, Javier Ruescas

Este relato, escrito en segunda persona, nos presenta a alguien que vive encerrado en un castillo. Sus padres nunca le dejaron salir, previniéndole de los peligros que había fuera. Ya huérfano, este joven sigue solo en su encierro, preguntándose por esos horrores que le mantienen aislado del resto del mundo. Un día, ve a una chica que se acerca a su castillo y le saltan todas las alarmas. Aleccionado desde niño, tiene un protocolo que seguir, un plan para no dejarse atrapar por los seres que habitan al otro lado, sin embargo, su propia curiosidad, las dudas acerca de lo que sus padres le contaron, hará que todas esas barreras que le impusieron desde niño vayan cayendo. Un texto en el que dos mundos se mezclan: uno que ha cambiado de forma drástica, y otro que se ha quedado estancado en el tiempo.

«Ya la has visto más veces. La primera, desde la ventana del torreón del ala oeste. Padre te tenía prohibido subir allí, mucho más asomarte entre los tablones que tapiaban el cristal. Pero él se ha ido, y la curiosidad se ha vuelto indomable, libre de su severa mirada. Por eso le desobedeciste. Justo aquel día, como si él, desde el más allá, lo hubiera orquestado todo para poderte decir más tarde “te lo advertí”, de haber estado vivo».

Al cruzar el jardín, Por una rosa, Javier Ruescas

Por una rosa

Por una rosa es una fantástica lectura para todos aquellos que disfrutamos de las versiones de los cuentos clásicos. Tres reescrituras muy diferentes, ágiles, frescas y emotivas. Un buen homenaje a La Bella y La Bestia que explora sobre las razones del encierro, sobre el amor verdadero, el amor, las apariencias, los deseos, la soledad, el aislamiento y las consecuencias de nuestras decisiones.

Si te apetece leer la reseña de otros libros que reescriben cuentos clásicos, te dejo aquí las de Todas las hadas del reino, de Laura Gallego, Caperucita en Manhattan, de Carmen Martín Gaite y Cuentos en verso para niños perversos, de Roald Dahl

Abrazos de rosas

0 comentarios

Enviar un comentario