Cuentos en verso para niños perversos: risas aseguradas con Roald Dahl.

por | Dic 29, 2020 | INFANTIL, Reseña | 0 Comentarios

Con este libro de Roald Dahl quiero cerrar el mes de diciembre y este año tan raro. Porque con Dahl te aseguras unas risas y un buen rato y no se me ocurre mejor manera de terminar el 2020 que con un poco de humor gamberro y uno de los mejores autores de literatura infantil y juvenil de la historia.

Cuentos en verso para niños perversos es una revisión de algunos cuentos clásicos infantiles como La Cenicienta o Blancanieves. Roald Dahl hace su versión de estas historias en verso y con mucho humor. También con una buena dosis de mala leche y mucha incorrección. Y es que eso es lo que nos encanta de Dahl, que sus historias están cargaditas de cosas que, probablemente, hoy no se publicarían.

Es un libro muy corto, en media hora lo terminas, y es perfecto para leer en alto y en familia. Da mucho juego para hacer un teatrillo o poner voces exageradas. Y es que Dahl consigue darle su toque y una personalidad absolutamente diferente a personajes de toda la vida.

Una Blancanieves que apuesta en las carreras y una Caperucita muy chunga.

La Cenicienta es una chica que pasa de jaleos y prefiere un chico normal que a un príncipe pesado; con Juan y la Habichuela mágica aprendemos los importante que es ducharse y quitarse de en medio a madres poco cariñosas; Blancanieves es una mujer con recursos y no tiene problemas en buscarse la vida una vez se independiza del palacio; la inocente Ricitos de Oro en realidad es una criminal que merece una lección; a el lobo de Caperucita no se le volverá a ocurrir engañar a niñas que van solas por el bosque y los tres cerditos aprenderán que el lobo no es el único peligro que les rodea.

Todo esto contado en verso lo que le da mucho ritmo y musicalidad. Vamos que te dan ganas de ponerte a rapear.

«¡Cuánta razón tenía el rapazuelo!

Allá afuera, estirándose hasta el cielo,

brillaba una alta torre de hojas de oro

más imponente que el mayor tesoro.

La madre de Juanito, espeluznada,

pegó otro brinco y dijo: «¡Qué burrada!

Hoy mismo compro un Rolls me voy a Ibiza

y abro una cuenta en una banca suiza.

¡Vamos, mastuerzo, tráeme las que puedas

y las que no sean de oro te las quedas!».

Y Juan, sin atreverse a vacilar,

trepó por la habichuela sin tardar,

ganando altura —no preguntéis cuánta—

hasta alcanzar la punta de la planta.»

El libro está ilustrado (como todos los de Dahl) por Quentin Blake y (muy bien) traducido por Miguel Azaloa, porque traducir un libro de humor en verso sin que pierda un ápice de gracia tiene mucho mérito. La edición que yo tengo es la de tapa dura de Alfaguara clásicos, pero hay otras.

Roald Dahl: el aliado de los niños.

Supongo que no hace falta que te cuente mucho de Roald Dahl, no obstante, aquí te dejo el enlace a su web para que eches un vistazo. Sus obras son archiconocidas, se han llevado al cine (Las brujas, Matilda, Charlie y la fábrica de chocolate…) y es reconocido en el mundo entero. No es para menos. Es uno de mis autores preferidos de LIJ por su humor, por su irreverencia, por sus personajes atrevidos, por su crítica, su incorrección…en fin por todo. Sus historias son mágicas y maravillosas y no creo que haya nadie en el mundo al que no le guste Roald Dahl.

Ningún niño debería quedarse sin leer a este autor porque se estaría perdiendo un mundo que le va a cambiar la vida, que le va a hacer reír, pensar, criticar, una pieza clave de la cultura universal. Y no exagero.

Si te apetece déjame algún comentario y me cuentas qué han significado para ti los libros de Roald Dahl. También puedes suscribirte y recibir un boletín mensual con más información sobre los autores y libros reseñados.

De momento me despido ¡hasta el año que viene! Espero que tengas una buen final de 2020 y sobre todo un gran 2021, cargado de libros maravillosos.

 

Y con esto y un bombón a leer del tirón.

 

¿Quieres suscribirte?

0 comentarios

Enviar un comentario